Diferencias entre Berlín Oriental y Occidental

Diferencias entre Berlín Oriental y Occidental

A día de hoy sus habitantes han conseguido superar la dolorosa historia de la ciudad y convivir con ella sin aparentes problemas. Sin embargo el muro de Berlín fue derribado el 9 de noviembre del año 1989 y las heridas todavía necesitan cicatrizarse, la ciudad siguen sin encajarlo del todo.

  • Las diferencias se pueden ver en la arquitectura. Mientras que la parte oeste las casas son unifamiliares y señoriales en la parte este predominan los grandes bloques construidos durante el comunismo.
  • El Berlín Oeste es en su mayor parte burguesa mientras que la mitad oriental es un atractivo cada días más creciente para los jóvenes. El lado oeste es más adinerado que el este.
  • Si va en un tren cruzando la ciudad del oeste hacía el este podrá ir observando curiosos cambios a lo largo del trayecto. Mientras que en la primera parte verá a Berlineses leyendo el Berliner Morgenpost o diarios del occidente de Alemania en la parte este la mayoría estarán en sus manos con el Berliner Zeitung.
  • Los alemanes llegados de otras partes del país y los inmigrantes han ocupado gran parte de los distritos centrales mientras que los Berlineses permanecen a las afueras. Lo orientales están en las zonas de Pankow o Karlhorst mientras que los occidentales prefieren Wilmersdorf o Charlottenburg.
  • La mayoría de lo que está considerado como moderno es en la parte oriental y los bares más conocidos, locales y clubs están al este del muro de Berlín.
  • Diferencias económicas. El lado este es más pobre que el lado oeste. Anualmente se transfieren 30.000 millones de euros del oeste al este.
  • Diferencias desde las órbitas: Según el astronauta Chris Hadfield, dice que todavía pueden verse las diferencias este/oeste desde la órbita. En el lado este de la ciudad la luz que se ve es más amarilla que la del resto de la ciudad donde predomina una luz blanca. Se debe a que es este lado de la ciudad están ubicadas la mayoría de farolas de gas que producen una iluminación amarillenta y más suave. En el mundo quedan 80.000 farolas de gas y más de 44.000 están en el lado este de Berlín.